Diseño y desarrollo de Proyectos de Educación a Distancia; Formación tecnológica para docentes y particulares y Banco de Recursos para Primaria y Secundaria.

domingo, 24 de abril de 2011

La Integración curricular de las TIC en el Ámbito de la Educación Especial




En la actual Sociedad del Conocimiento es necesario dar respuestas a las nuevas demandas que están surgiendo, como señales (Area, 2005)

“estamos ante una nueva generación que necesita otros modelos de escolaridad y enseñanza adecuadas al nuevo entrono tecnológico y cultural en el que se desenvuelven”. (Area, 2005, p. 98) Para esto es necesario transformar y modernizar el sistema educativo porque en la actualidad las instituciones educativas no han logrado dar respuestas del todo a los cambios que están produciendo las TIC en todos los ámbitos. Dicho proceso de transformación de la educación, requerirá de nuevas formas de planificación, administración y evaluación de los aprendizajes y de los procesos, en otras palabras, integrar las TIC en el Curriculum.


Sin embargo, antes de plantear le integración Curricular de las TIC comenzaremos analizando los aportes que pueden ofrecer a los actores del proceso de enseñanza/aprendizaje, como son los docentes y alumnos.


Las nuevas posibilidades que ofrecen a los docentes son:
• Acceso inmediato a nuevas fuentes de información y recursos.
• Acceso a nuevas canales de comunicación (chat, correo electrónico, foros…) que permiten el intercambio de información, ideas y experiencias
• Utilización de aplicaciones interactivas para el aprendizaje.
• Permita individualizar la enseñanza.
• Los liberas de trabajos repetitivos, monótonos y rutinarios (Marqués, s.f)
• Creación de recursos utilizando variedad de herramientas: páginas web, presentaciones multimedia, editores de imágenes, procesadores de textos.



Tienen ventajas para el alumnado como:
• Interacción que permite búsquedas y replanteamiento continúo de contenidos y procedimientos.
• Favorece el trabajo colaborativo
• Aumenta la implicación del alumno en sus tareas y desarrollan su iniciativa
• Fomentan la creatividad.
• Son fuentes de motivación porque propician la autonomía y permiten que conozca su propio proceso de aprendizaje.
• Obtienen feedback inmediato de sus actividades que realizan.
• Aumentan el desarrollo de habilidades de búsqueda y selección de información.



En los aspectos generales encontramos:
• Superación de barreras geográficas, sociales e intergeneracionales.
• Nuevas formas de comunicación y formación para general conocimientos a través de espacios virtuales de aprendizaje. Permite nuevas oportunidades de formación en contextos diferentes, multiculturales e interculturales.


Estos aporte que ofrecen las TIC han permitido su uso para diversos fines pero en pocos casos ha tenido, según (Sánchez, 2003) el propósito de apoyar un aprender de un contenido. Por tanto, hay que dirigirse a valorar las posibilidades didácticas de las TIC en relación con objetivos y fines educativos, porque el eje es el aprender.


También hay que indicar que el uso de las TIC en educación permiten nuevos entornos de enseñanza/aprendizaje que se distinguen (Aguiar y Martín, 2005) en:
• Herramientas de comunicación alumno-profesor y de gestión utilizados
para la tutoría telemática.
• Herramienta para el trabajo colaborativo que son plataformas virtuales de aprendizaje grupal.
• Herramientas de organización y evaluación.



Los medio utilizados como recursos deben responder a los objetivos de aprendizaje, contenidos, población, contexto de uso y actividades programadas para que cumplan una función didáctica.


Por consiguiente, como señala Sánchez (2003) la integración curricular de las TIC implica su uso para lograr “un propósito en el aprender de un concepto, un proceso, un contenido, en una disciplina curricular específicas”. Esto conlleva al reto de utilizar las TIC para crear en las escuelas un entorno que propicie el desarrollo de individuos que tengan la capacidad y la inclinación para utilizar los recursos tecnológicos en función de su crecimiento intelectual y expansión de habilidades.


Ésta integración de las TIC debe tratarse a través del estudio analítico de los medios, en cuanto a sus características, funcionamiento y posibilidades, y en la evaluación curricular de los mismos; referidos al uso, habilidades y destrezas, procedimientos y formas de estructurar la información y contenidos curriculares. También tener presente que el uso de los medios esa determinado por la perspectiva curricular en la que se encuentre el docente, el modelo curricular predominante y la organización educativa.


Luego de demarcar el abordaje de los medios, definiremos qué es integración curricular de las TIC, siguiendo la línea de Sánchez (2003) para luego exponer las diferentes propuestas que hay para lograr la integración de las TIC.


Comenzaremos con una revisión de los conceptos integración y curriculum. Siendo integrar “articular partes para conformar un todo”, esto conlleva, que “integrar las TIC, es hacerla parte del Curriculum, enlazarlas armónicamente con los demás componentes del curriculum” (Sánchez, 2003)


En cuanto al curriculum establece que esta implica: un conjunto de resultados del aprendizaje, principios y concepciones didácticas que se implementan en la práctica. Por cuanto “integrar las TIC al curriculum implica integrarla a los principios educativos y la didácticas que conforman el engranaje del aprender” (Sánchez, 2003, p. 53). Y que por ende, esto implica: que se utilicen en el aula para apoyar las clases, para planificar estrategias, como parte del curriculum y de manera transparentes.


En síntesis para Sánchez (2003) es relevante integrar las TICs, de manera que estén embebidas en el desarrollo curricular, utilizándolas para fines curriculares, para apoyar una disciplina o un contenido curricular, y cuando esto se logre el docente y el alumno se apropiarán de las mismas tornándose “invisibles” en la acción educativas.
También tenemos otras definiciones como la de Gros (2002) que señala que integrar curricularmente las tecnologías “utilizar las TIC en forma habitual en las aulas para tareas variadas… todo ello en forma natural, invisible… va más allá del mero uso instrumental de la herramienta y se sitúa en el propio nivel de innovación del sistema educativo” (Gros, 2000).


La Sociedad Internacional de Tecnología en Educación (ISTE) define la integración curricular de TIC como herramientas para estimular el aprender de un contenido específico o en un contexto multidisciplinario. A su vez, señala que una efectiva integración de las TIC se logra cuando los alumnos son capaces de seleccionar herramientas tecnológicas para obtener información en forma actualizada, analizarla, sintetizarla y presentarla profesionalmente.


Para Dockstader (1999) integrar curricularmente las TICs es utilizarla eficientemente y efectivamente en áreas de contenido general, para permitir que los alumnos aprendan cómo aplicar habilidades computacionales en formas significativas.


Lograr la integración curricular de las TIC implica una serie de requerimientos, como son:
• Cambiar la concepción centrada en las TIC a una concepción centra en el aprender con las TIC (Sánchez, 1998)
• Que el Curriculum oriente el uso de las TIC y no que las TIC orienten al curriculum (Dockstader, 1999).
• Una innovación educativa (Debe, 2000; Gros, 2000).
• Asumir un cambio de rol del profesor y el alumno.
• Que el proyecto curricular incorpore las TIC como estrategia de individualización educativa (Reparaz, 2000).



También implica cambios en las escuelas, en la flexibilidad de sus procesos y estructuras internas, los mismos podemos referirnos en:



Flexibilidad en la estructura curricular:
Los curriculum deben ser flexibles para dar respuestas a cambios constante que se están generando en la sociedad actual, siendo esto posible a través de actividades basadas en proyectos en los niveles de primaria y secundaria, y materias optativas a nivel superior.


Flexibilidad organizativa de los recursos, espacios y tiempos:
Los recursos y espacios de la escuela será necesario normalizarlos para aprovechar al máximo el uso y acceso a las TIC.


Creación de redes internas (intranet) y redes externas (Internet):
Para organizar el trabajo administrativo y docente, y también para compartir recursos.


Nueva relación escuela-administración-familia:
Crear espacios de intercambio y comunicación donde participen todos los entes involucrados en la educación.


Etapas para la Integración Curricular de las TIC
La integración curricular de los TIC se debe dar por etapas o niveles, que serian:

Apresto: Es iniciarse es el uso de las TIC, dando los primeros pasos en su conocimiento y uso. Implica el uso instrumental.


Uso: Se enfoca en la alfabetización digital, se utiliza la tecnología en diferentes tareas como apoyo, siendo el centro de la actividad.


Integración: Es cuando se utiliza para un fin educativo especifico, dejando de ser la tecnología el centro para convertirse en medio para responder a un propósito en el aprender.



Éstas etapas lo que proponen es que los alumnos puedan construir sus propios aprendizajes, y consideró que las etapas deberán aplicarse según las competencias y necesidades que posea el alumno, porque al encontrarnos en una sociedad de nativos digitales, una gran cantidad de alumnos ingresan superando el nivel de apresto y uso.




Modelos para la Integración Curricular de las TIC
En otro sentido, también se plantea la integración curricular de TIC a través de modelos que responden a diseños basados en disciplina, como el propuesto por Jacobs, o modelos conformados por áreas de integración curricular de Fogarty. Nos fundamentaremos en este último, que propone seis formas de utilización de la tecnología en el ámbito curricular, tales son:



Forma tejida:
Implica que un tema relevante en una asignatura es tejido con otros contenidos y disciplinas, de manera que los aprendices utilizan el tema para examinar conceptos e ideas con el apoyo de las TIC.


Forma enroscada:
Implica enroscar habilidades sociales, de pensamiento, de inteligencias múltiples, y de uso de las TIC a través de varias disciplinas.


Forma integrada:
Implica unir asignaturas en la búsqueda de superposiciones de conceptos e ideas, utilizando las TIC como plataforma de apoyo.


Forma anidada:
Implica que un contenido especifico de una asignatura los aprendices desarrollan, aplican y ejercitan distintas habilidades, de pensamiento, social y de contenido especifico, utilizando las TIC.



Forma inmersa:
Las asignaturas son partes del expertise del aprendiz, filtrando el contenido con el apoyo de las TIC y llegando estar inmerso en su propia experiencia.


Forma en red:
El aprendiz realiza un filtrado de su aprendizaje y genera conexiones internas que lo llevan a interacciones con redes externas de expertos en aéreas relacionadas, utilizando las TIC como plataforma de apoyo.



Finalmente, para que los niveles y modelos propuestos puedan permitir la integración curricular de las TIC se tiene que producir un proceso de apropiación que involucre todos los elementos inmersos en el sistema educativo.



Las etapas y modelos expuestos responden a enfoques teóricos que son validos estudiar y experimentar su implementación. Sin embargo, considerando que el curriculum debe responder a las preguntas: ¿que se aprende: ¿cómo se aprende; y cuál es el entorno de aprendizaje? y a la vez considerar factores condicionantes: social, económico, político, histórico, filosófico y científico, se puede establecer fundamentos curriculares que sustente un modelo innovador que responda a la exigencias y necesidades de la sociedad actual. De allí, que plantearnos el siguiente “Modelo curricular para la Sociedad del Conocimiento” (Cardona, 2001) que tiene como centro a la colectividad, o redes de estudiantes, quienes están condicionados por el uso de las TIC.



En este contexto, la definición curricular considera cuatro factores, asociados entre sí e interrelacionados en forma dinámica, tales como:
• El aprendizaje centrado en las redes de estudiantes
• La información como fuente del aprendizaje.
• El conocimiento como punto de llegada y punto de partida.
• Las TIC como medio o instrumento articulador.



Este modelo concibe la escuela como una “comunidad de aprendizaje”, que está organizada en equipos de trabajo para administrar y mediar la sobrecarga de información existente. También que estén en capacidad de producir nueva información como producto del que hacer educativo.


Ésta “comunidad de aprendizaje debe disponer en la escuela de una “infro-estructura” o plataforma informacional. En cuanto al docente se tiene que transformar en “pedagogo investigador” propiciando aprendizaje significativos para los estudiantes. Y los estudiantes en entes participativos y colaborativos.


 Otras propuestas para su implementación y uso son las que exponen los siguientes autores:


Loão Pedro Da Ponte, plantea una integración profunda y criticas de las TIC en las actividades educativas. Por su parte León Trahtemberg, propone la implementación de experiencias a pequeña escala como fórmula para la búsqueda de respuestas satisfactorias a los problemas que plantea la introducción de las TIC en el ámbito educativo.


Javier Echaverría, realiza una propuesta de la implantación de un nuevo sistema educativo en el “tercer entorno”, que es como él denomina al espacio social que se forma como resultado de la acción de las TIC para las interrelaciones humanas. Y, finalmente, Luis González Yuste, que plantea necesario recuperar el tratamiento pedagógico y didáctico de estas tecnologías.

Como hemos podido ver existe diversidad de propuestas para abordar la integración de las TIC. Sin embargo, consideró que es fundamental tener claro lo que significa la integración curricular de las TIC con todos los aspectos que la definen, para asumir un modelo o crear nuestros propios modelos en función de los requerimientos y necesidades particulares donde se lleve la acción educativa. Aún así, comparto la propuesta de Trahtemberg por la experiencia a pequeñas escalas, donde se realicen experiencias pilotos que se ajusten a la realidad de la institución y que puedan ser evaluadas, y luego replicadas.


Consecuentemente, la integración curricular de las TIC supone cambios (Quintero, 2008) en la forma de planificar y desarrollar el curriculum; en los objetivos y procesos de enseñanza aprendizaje; en los roles del profesor y del alumno, y en los aspectos organizativos y estructurales del centro.


Cambios en los objetivos y en la concepción de los procesos de enseñanza aprendizaje: los objetivos deben responder a las competencias de una sociedad informatizada (Birenbaun, 1996) como son: competencias sociales y competencias efectivas, que incidirán en las nuevas formas de acceder al conocimiento y nuevos modelos de enseñanzas.


Cambios en la forma de planificar y desarrollar el curriculum: Implica los elementos que deben considerarse para integrar los medios, expresados por Salinas (1999) en los siguientes:


Estrategias didácticas: Consisten en fijar la actividad del profesor; decidir la actividad del alumno; organizar el trabajo; decidir los materiales; decidir el espacio y el tiempo de desarrollo.


Funciones de los medios: Deben cumplir una función informativa, motivadora e instructiva.

Integración en el contexto: La integración de los medios implica considerarla estructura del material, la exploración didáctica y la intervención del profesor en la transmisión del mensaje.


Estrategias de selección de medios: Está determinada por factores como objetivos; contenidos, características de los alumnos; aptitudes y habilidades del profesor; virtualidades teóricas y didácticas del material; condiciones especiales de las aulas, y las limitaciones económicas, temporales o disponibilidad.


Decisión de intervención por parte del profesor: El profesor debe evitar el uso mecánico y abusar del uso excesivo de un medio. Es fundamental ser creativo y organizar los medios en función del aprendizaje.


Cambio en los roles del profesor y del alumno: El profesor se trasforma en facilitador, guía, organizador y gestionador del aprendizaje. Y el alumno pasa a cumplir un rol protagónico y participativo, cumpliendo las funciones de informarse; aprender; autoevaluarse y comunicarse.


Cambio en los aspectos organizativos y estructurales del centro: Será necesario la ampliación y diversificación de los entornos de enseñanza aprendizaje disponibles con acceso a las TIC (Quintero, 2008).


En el ámbito de la Educación Especial que es el área que nos ocupa, debemos proporción la integración curricular de las TIC aunque es más complejo lograrla por las características particulares que existen y porque hay menos interés de inversión para mejorar la situación educativa, social y laboral de las personas con necesidades educativas especiales (nee). Si bien es cierto, en el caso de Venezuela, que han creado nuevas Institutos de Educación Especial, estos no han respondido a una planificación ajustada a las necesidades y requerimientos de dicha población; limitándose en la mayoría de los casos de concentrar alumnos en infraestructuras inadecuadas que no cumplen con los parámetros arquitectónicos y normas establecidas, y sin las dotaciones necesarias para brindar una educación de calidad. Sin embargo, se pueden introducir cambios en pequeñas escala para transformar la realidad actual.


En este sentido, relacionaremos las TIC en la Educación Especial para demarcar su integración curricular. La tecnología se utiliza en personas con necesidades especiales como una herramienta facilitadora e independiente.


También pueden convertirse en un medio que permite mejorar la calidad de vida, capacitar para el trabajo, la independencia y la inserción social.


Las TIC brindan un potencial cognitivo a través de los software, favorecen procesos, propician múltiples funcionalidades, resuelven o minimizan algunas necesidades y presentan ciertas características que pueden favorecer a las personas con necesidades lucrativas especiales (en adelante nee). En cuanto a las características, tenemos:


• Acceder, almacenar y mover gran cantidad y variedad de información.
• Combinar datos.
• Efectuar operaciones lógicas.
• Traspasar información entre el usuario y el mundo.


Los procesos intelectuales involucrados en el manejo de recursos informáticos son:
• Simbolización.
• Organización de datos.
• Algoritmización.
• Codificación de los datos.
• Transformación de los datos (modelización).
• Representación de resultados.


Potencial cognitivo del software (programas)
• Dinamiza el proceso de enseñanza/aprendizaje.
• Vincula con el lenguaje expresivo y comunicativo el entorno social.
• Provee diferentes formas de representar e interactuar la realidad.
• Favorece el acceso a la información (estructurada por criterios lógicos y conceptuales).
• Provee de herramientas de producción, organización, sistematización del conocimiento y resolución de problemas.
• Promueve diferentes estrategias didácticas.
• Fomenta diferentes centros de interés.
• Respeta a los tiempos y estrategias de aprendizaje del individuo.


Procesos favorecidos de las TIC
Siendo las TIC utilizadas como medios y con buenas estrategias didácticas pueden favorecer los siguientes procesos:
Motivación: Estimulación multisensorial que ofrecen.
Retroalimentación: Existe feeback inmediato de las actividades realizadas.
Repetición: Se puede corregir los errores y realizar reforzamientos hasta conseguir los objetivos propuestos.


La tecnología también puede aprovecharse para tratar de resolver distintas necesidades que tienen las personas con necesidades especiales, adecuando sus capacidades al entorno.

Las primeras experiencias de uso de la tecnología con personas con nee se dieron en el área de alteraciones del lenguaje, luego se ampliaron las líneas de investigación que brindaron nuevos aportes y ampliaron las posibilidades de uso de las tecnologías en la educación especial. Surgiendo las tecnologías de ayudas que se agrupan en cinco categorías:


1. Sistemas Alternativos y Aumentativos de Acceso a la información:
Consiste en ayudas para personas con discapacidad visual y/o auditiva.


Tecnología del habla: Reconocimiento de voz y la conversión texto-voz.


Sistemas multimedia interactivos: Son aquellos que procesan, almacenan y trasmiten de forma integrada imágenes, voz, texto y datos.


Comunicaciones de avanzadas: Dispositivos de acceso a través de


Rehabilitación Cognitiva: Programas de evaluación y rehabilitación, mediante interacción directa del usuario utilizando un sistema multimedia y una pantalla táctil.


2. Sistema de Acceso: Son interfaces adaptativas que permiten a las personas con discapacidad física o sensorial utilizar una computadora. Entre ellas tenemos:


Telelupas: Son sistemas de magnificación de imágenes.


Sintetizador Braille: Computador personal con sintetizador de voz o voz digitalizada.


Sistemas de Reconocimiento óptico de caracteres: Dispositivo que permite a una persona con discapacidad visual reproducir la información desde una computadora utilizando un scanner.


Teclado de Conceptos: Es una cuadratura en blanco que se puede agrupar de acuerdo a varios conceptos temáticos, pensados para personas con discapacidad motriz.


Sobreteclado: De distintos tipos y adaptados a las necesidades de los usuarios.


Mouse: Los hay de pedal, de palanca, esférico, touch, etc.


Pizarras Electrónicas copiadoras: Facilitan a las personas sordas o hipo acusicas, obtener copias de clases presenciales.


Pantallas táctiles: Se puede acceder a los movimientos del cursor con la presión de un dedo o mano.


Interruptores: Se adaptan a cualquier tipo de discapacidad y pueden accionarse por medio de: soplo, oculares o de cejas, de muñecas, infrarrojos,
etc.


Bastones digitales: Cuentan con sensores electrónicos de aproximación y con señales audibles.


Navegadores: Funcionan con comandos verbales.


3. Sistemas Alternativos y Aumentativos de Comunicación: Son sistemas desarrollados para personas que no pueden acceder a un código verbal-oral de comunicación.


4. Sistemas de Movilidad: Son aquellos que relacionados a la movilidad personal y a barreras arquitectónicas.


Chip para parapléjicos: Dispositivo electrónico que produce electro estimulación.


5. Sistema de Control de Entornos: Son aquellos que permiten la manipulación de dispositivos que ayudan a controlar un entorno.


Control Ambiental: Controlar dispositivos de uso doméstico.


Realidad virtual: Son las Tecnologías Adaptativas con dispositivos de entrada y salida. Ejemplo los guantes sensitivos.


Finalmente, las TIC brindan múltiples funcionalidades (Marqués, 2008) a las personas con nee, como son:
• La comunicación.
• El acceso/proceso de información.
• La realización de todo tipo de aprendizaje.
• El desarrollo cognitivo.
• El ocio.
• La adaptación y autonomía ante el entorno.
• Instrumento de trabajo, posibilidades de realizar actividades laborales.


Luego de abordar la relación entre TIC y Educación Especial podemos señalar que la realidad venezolana en materia de nuevas tecnologías para mejorar la calidad de vida de alumnos en nee es un campo que aun no ha sido abordado en políticas educativas. Tampoco existe formación docente adecuada en el uso de hardware y software para Educación Especial. En el campo educativo y social existe desconocimiento sobre las posibilidades que las tecnologías pueden brindan a las personas en nee, y sobre estrategias pedagógicas. Por otra parte, centrándose en las limitaciones de las personas se desconfía de las posibilidades y capacidades que puede ofrecer el uso de tecnología a esta población. Referidos a los contenidos didácticos se utilizar programas sin realizar, en la mayoría de los casos, una valoración crítica de los mismos. Con este panorama, la pregunta será: ¿es posible plantearse la integración curricular de las TIC?


La respuesta sería, si, porque las TIC son un buen mecanismo para propiciar la integración social de las personas con nee. Indudablemente es un reto mayor, porque las políticas educativas son deficientes para mejorar el área de Educación Especial, por las ineficaces políticas de integración social y por la inversión que se requiere para permitir el acceso de la tecnología a ésta población. Sin embargo, hay docentes emprendedores que están invirtiendo con sus propios medios en formación para buscar nuevas alternativas e innovar en sus prácticas pedagógicas. También se están propiciando experiencias de incorporación de los TIC en algunos institutos y el Ministerio de Educación ha dotado algunas instituciones de educación especial de laboratorios de informática.


En tal sentido, consideró que para propiciar la integración curricular de las TIC en la Educación Especial, es imperativo comenzar con un Programa de Formación y Desarrollo profesional dirigido a docentes y estudiantes de educación especial para que adquieran las competencias instrumentales, didácticas y de diseño de recursos digitales, y posteriormente, con los docentes capacitados comenzar a realizar experiencias piloto en pequeña escala de incorporación de las TIC (como medios) en las prácticas educativas. Y finalmente, crear seminarios de encuentros para compartir experiencia, intercambiar información y recursos, así como redes educativas a fin de brindan capacitación, recursos y replicar experiencias.

Termino concluyendo con el planteamiento de Marqués (2008) que las “claves del éxito” para la integración de las TIC no reside en disponer de recursos TIC, sino que las infraestructuras y los recursos sean los adecuados; que exista buena coordinación técnico-pedagógica y mantenimiento; compromiso del equipo directivo y la comunidad educativa; actitud favorable del profesorado y una adecuada formación. Las TIC están presentes en nuestra sociedad y debemos asumir su incorporación de manera crítica y efectiva en la educación para evitar que nuestros alumnos queden excluidos en la actual Sociedad de la Información.


Autor: Ingrid Figueroa




Licencia Creative Commons
La Integración curricular de las TIC en el Ámbito de la Educación Especial por Ingrid Figueroa se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-LicenciarIgual 3.0 Unported.

lunes, 18 de abril de 2011

La Sociedad de la Información



El desarrollo de la humanidad ha estado marcado por la tecnología, teniendo características particulares según sus diversos escenarios. En la actualidad estamos en lo que muchos autores han denominado la Sociedad de la Información que describe el cambio de una economía industrial centrada en el producto a una economía postindustrial basada en la prestación de servicios y en el consumo, donde la mano de obra, como señala Hargreaves (2003) se va concentrando cada vez más en los servicios, las ideas y la comunicación. La Sociedad de la Información demanda un ciudadano con un perfil diferente para que pueda responder a los acelerados cambios que la tecnología exige. Por tanto, una de la manera de responder a estas nuevas demandas es a través de la educación que deberá redimensionarse para atender a las necesidades planteadas en dicha sociedad.

En este mismo sentido, es necesario resaltar que para responder a la Sociedad de la Información deben surgir nuevos enfoques en la enseñanza, donde se haga énfasis en capacidades de alto nivel, en la metacognición, en el aprendizaje constructivista, en el aprendizaje cerebral, el trabajo cooperativo y la aplicación de diferentes modelos de evaluación.

La Sociedad de la Información no sólo requiere de nuevos enfoques, sino que deberá de asumir el reto de  garantizar que todos tengan acceso a la información para obtener respuestas que le permitan resolver problemas específicos, garantizar el mantenimientos de estructuras democráticas y participativas, porque lo contrario sería general más desigualdades sociales y brechas digitales.

En tal sentido, la Sociedad de la Información está impactando a la sociedad actual y moldeando la sociedad del futuro. Sin embargo, tiene su contra parte, porque aún cuando se suponía que la globalización iba a garantizar el desarrollo de los países y la igualdad democrática, puede darse como lo señala Ramonet (1997) que separa al mundo en dos grandes categorías: “inforicos” e “infopobres”. Ésta separación incrementaría las diferencias por el predominio de transferencia  de productos y no de la tecnología, fomentando el consumismo, el control y el poder en el proceso.

De aquí, el planteamiento que la Sociedad de la Información está generando nuevas formas de exclusión, como: la marginación tecnológica, el analfabetismo tecnológico, la marginación intelectual y económica. Algunos autores explican ésta exclusión como consecuencia de la aparición de nuevas clases sociales. Pero también se puede propiciar la integración permitiendo el acceso a la población de las TIC a través de políticas de Estado.

Por consiguiente, aunque es muy complejo participar de manera equitativa en este mundo globalizado y en la actual Sociedad de la Información, mantengo la premisa que hay que “encararla”, siendo uno de los medios la educación, de allí la importancia de la formación del profesorado para ir dando respuesta a los nuevos retos que se presentan, así como generar programas que propicien el acceso de la tecnología a la población.

Autor: Ingrid  Figueroa


Sociedad de la Información Vs Sociedad del Conocimiento

Los Roles del Docente de Educación Especial



Los roles responden a las características personales, habilidades y conocimientos y actitudes que debía poseer el docente especialista, configurando su perfil profesional y acción docente. En este sentido, los roles del docente especialista ha respondido a momentos históricos-culturales diferentes, y en la actualidad se enmarca en el enfoque pedagógico.
En Venezuela, la formación del docente especialista se inició en el sector privado con apoyo del sector oficial. En los años 70 comienzan a surgir políticas para la formación de recursos docente especializado capacitando a los docentes normalistas. Luego a finales de de la década de los 70 se establece la formación a nivel de Educación Superior.
La Conceptualización y Política de Educación Especial (M.E., 1997) establece que los roles del perfil deben centrarse en los grandes procesos implícitos en la educación como proceso integral de formación y las funciones relacionadas con los procesos pedagógicos respectivos. Este mismo documento señala que el docente debe desempeñar las siguientes funciones:
Administrador-Gerente del hecho pedagógico: Le corresponde ser facilitador y evaluador del proceso de aprendizaje.
Rol de Orientador: Brindar atención a la familia, padres y representantes, orientar a los alumnos para potenciar al máximo su desarrollo, y a la comunidad para propiciar la integración social.
Promotor social e integrador: Coordina y coopera con el docente de aula regular, propiciando una acción pedagógica integral e integradora. Coordina y programa en el aula especial la atención de los niños que no logran beneficiarse en su totalidad de las estrategias del aula regular. Y promueve acciones para que participen y se involucren los actores sociales.
Investigador: El docente debe ser observador, reflexivo e integrador. Es importante desarrollar la habilidad de integrar los insumos que recibe de su experiencia educativa, así como de mantenerse actualizado para enriquecerse como profesional y mejorar su práctica educativa.
Las funciones planteadas trasciende el ámbito pedagógico, lo que exige un docente comprometido con su formación y desarrollo profesional para estar en capacidad de responder a las exigencias educativas, y aún más en este momento que tenemos que asumir la inmersión en la Sociedad del Conocimiento para minimizar las desventajas sociales que existe actualmente hacia las personas con necesidades especiales.
Ingrid Figueroa

Educación Especial en Venezuela



Antecedentes Históricos
La Educación Especial en Venezuela se puede remontar a 1912 cuando en el código de la Instrucción Pública se incluyen términos como ciegos, mudos, sordos y anormales, puede señalarse que este es el primer indicio de atención hacia estas personas. Posteriormente, en 1915 se plantea la necesidad de que estas personas asistan a escuelas especiales.
En 1935, surge la “Asociación de Amigos de Ciegos y Sordos-Mudos” institución privada que recibe apoyo del Ministerio de educación. Entre 1967 y 1969 el Ministerio de Educación (M. E) crea el Departamento de Preescolar y Excepcional adscrito a la Dirección de Educación con Primaria y Normal.
En 1975 se crea la Dirección de educación especial (DEE) con el fin de diseñar políticas que garanticen la educación como derecho social de las personas con necesidades especiales. También se crea la Comisión Permanente de Retardo mental mediante Decreto Na 953.
Posteriormente, en 1976 se publica la Conceptualización y Política de Educación Especial en Venezuela, planteando una educación diferenciada e individualizada a través de métodos y recursos especializados. Y en 1977 surge la Fundación para el Desarrollo de la Educación Especial (Decreto Nº 2038). Se revisan las carencias de la Conceptualización haciéndose modificaciones en 1986, donde se reafirma una acción educativa sustentada en dos principios pedagógicos básicos, los cuales son:
1) Considerar al educando como centro de enseñanza aprendizaje y 2) concebir la atención educativa como un proceso dinámico que involucra a la familia, la escuela y la comunidad respetando la individualidad y resaltando la importancia de las experiencias naturales y espontáneas para el desarrollo del educando (Ministerio de Educación Conceptualización y política, 1976).
En el año 1980, la Educación Especial adquiere carácter de modalidad dentro del sistema Educativo nacional, luego se realiza en 1989 una revisión de la política, surgiendo un nuevo documento que nuevamente es modificado en 1997. Se realiza un documento por cada área de atención y programas que pertenecen a la modalidad.
Por considerar que la Prospectiva planteada en el documento sigue dando respuestas a las necesidades actuales, no se han realizado modificaciones. Los cambios realizados en la actualidad apuntan más al uso de los términos sobre todo en el área de retardo mental, donde se ha sustituido el término retardo por compromiso cognitivo.

Fundamentos de la Educación Especial

Generalidades
La Dirección de Educación Especial es el ente responsable de garantizar la atención integral a las personas con necesidades especiales a través del marco legal de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela: Artículos 102, 103 y 81 (A.N, 1999), Ley Orgánica de educación: Artículos 32 y 33 (C.N, 1980) y la Política de Educación especial (M.E., 1997).
Las bases que fundamentan la Educación especial son:
Filosóficas planteando una visión humanista social.
Axiológica orientada a formar ciudadanos con valores éticos.
Teleología dirigida a la formación ciudadana.
Socio-política para garantizar la participación protagónica.
Biológica que garantice una atención integral de la población.
Ontológica asumiendo al ser humano en continuo desarrollo.
Epistemológica concibiendo el conocimiento como producto de la mediación social.
Psicológica tomando en cuenta sus motivaciones e intereses.
Pedagógica entendiendo el aprendizaje, como el proceso de apropiación cultural, por la interacción de factores cognitivos en un ambiente contextualizado y significativo.
Legales establecido en los diferentes marcos jurídicos.
Las bases señaladas indican que la educación Especial tiene un enfoque
Humanista social que lo operativita a través de un Modelo de atención Educativa Integral.
La Educación Especial como Modalidad del Sistema Educativo
El sistema Educativo Venezolano está conformado por niveles, siendo educación inicial, básica media y superior, y modalidades comprendidas por educación especial, educación militar, educación para la educación eclesiástica, educación de adultos y extraescolar.
La Educación Especial como modalidad del sistema educativo se enmarca dentro de los mismos principios y fines de la educación general y es definida como un “área de la educación general que a través de métodos y recursos especializadas, proporciona educación diferenciada e individualizada a los sujetos con necesidades especiales” (Conceptualización y Política de la Educación Especial en Venezuela, M.E., D.E.E., 1976). La política educativa se fundamenta en dos grandes principios, Democratización y Modernización. La Democratización plasma el derecho a la educación, tal como lo establece la Constitución. La Modernización es responder a los aportes y avances que se realizan en el campo de la educación especial para mejorar su marco de acción y reúne los principios de Normalización e Integración, y la Prevención e Intervención Temprana como líneas de acción. Principio de Normalización
La normalización se fundamenta en la igualdad de todos los hombres, por tanto, se debe garantizar una vida lo más próxima a la norma. Entendiendo que no se normaliza su características sino sus condiciones de vida.
Principio de Prevención e Intervención Temprana
Se contempla la prevención como una acción orientada en evitar que surjan necesidades especiales, y la Intervención Temprana como acción preventiva para evitar, atenuar o minimizar las dificultades.
Principio de Integración Social
La integración social parte del derecho que tienen los seres humanos a participar y formar parte de su comunidad, por lo que la sociedad tiene el deber de desarrollar sus potencialidades para que logren incorporarse a la vida social.
En este mismo orden de idea, hay que destacar que la Educación Especial está regida por la Dirección de Educación Especial que es una unidad funcional que define y supervisa la Política de la modalidad. Y como señala Lotino (2004) sus objetivos son:
Establecer las políticas que orientan la acción educativa especializada.
Fomentar y crear servicios adecuados para la atención de la población con necesidades especiales.
Dictar las pautas relativas a su organización y funcionamiento.
Proporcionar educación individualizada y diferenciada.
Determinar el currículo, los planes de estudio y el sistema de evaluación en educación especial.
La Dirección de Educación Especial está estructurada por Áreas de atención: Retardo Mental, Autismo. Deficiencias Auditivas, Deficiencias
Visuales, Dificultades de Aprendizaje e Impedimentos Físicos y Programas de Apoyo: Prevención y Atención Integral Temprana, Lenguaje, Educación y Trabajo e Integración Social.
La administración de la Política Educativa en la instancia estatal la ejecutan las Coordinaciones de Educación Especial en cada Zona Educativa, y en la instancia local a través de los Planteles y Servicios de educación Especial.

Ingrid Figueroa




Evolución de la Educación Especial en Venezuela. I Parte


Evolución de la Educación Especial en Venezuela. II Parte


Educación Especial. Breve Historia



La sociedad actual está teniendo un progresivo impacto de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) y las escuelas no se escapan de ésta repercusión, de allí la preocupación o interés que ha surgido por la formación y desarrollo profesional de docentes porque es necesario que respondan a éstas nuevas exigencias sociales y puedan aplicar las tecnologías a la educación de manera didáctica. Las implicaciones educativas también abarcan o deben abarcar la educación Especial, por tal razón, y por ser nuestro punto de interés comenzaremos atendiendo este aspecto.
Precisar históricamente el surgimiento de la Educación Especial es difícil, sin embargo, dependiendo la época se han dado diferentes respuestas de atención a las personas con necesidades educativas especiales (nee).
Antes del siglo XVIII la atención a personas con necesidades especiales se realizaba a través de los servicios de hospedaje y alimentación, y aquellas personas que tenían un compromiso cognitivo que no le permitía ser independiente y valerse por sí mismo se internaban en casas de caridad y hospicios. Como las personas con nee eran consideradas “anormales” justificaban hacia las mismas un trato inhumano y discriminatorio.
Luego con el surgimiento del pensamiento humanista se comienza a dar un trato más humanitario y a principios del siglo XIX empieza a reconocerse en Europa el nacimiento de la Educación especial y los servicios para atender a los individuos discapacitados, existiendo datos acerca de la creación de asilos para niños “anormales”. Y a finales de este mismo siglo la atención se hace más sistemática, es así, como en Italia surge la pedagogía correctiva; en Francia, la pedagogía curativa; en Canadá, la pedagogía de niños excepcionales; en Rusia, la enseñanza rehabilitadora; en estados Unidos, la educación especial y en otros países la pedagogía terapéutica. Posteriormente en el siglo XX, se da inicio a la pedagogía diferencial con el surgimiento de las primeras clases especiales paralelas a la educación regular. Después comienzan a surgir los marcos legislativos y en 1924 con la Declaración de los derechos del Niño de la Unión internacional para la Protección de la Infancia (UNICEF) se reconoce el derecho a la educación de los sujetos con necesidades especiales, y en 1959, la Asamblea General de Naciones Unidas proclama los derechos al Tratamiento, Educación y Cuido del niño física, mental o socialmente incapacitado. Después surge la “Declaración de los derechos de los impedidos”. Otra influencia muy importante fue la Ley sobre Educación especial en Inglaterra en 1981 porque promulga la educación de los niños con diferencias de manera integrada a la educación general y surge el término necesidades educativas especiales (nee). Esta nueva concepción va desde la atención temporal hasta la adaptación al currículo ordinario para dar respuesta a las necesidades de dicha población.
En la década de los 90 los cambios sociales, políticos y económicos impulsan la integración educativa reconociendo el derecho de los sujetos con nee a recibir formación en el sistema de educación general. Actualmente hay esfuerzo por atender la diversidad y garantizar una verdadera integración social.
Enfocándonos en el ámbito escolar, también ha existido un proceso histórico a lo que respecta a la Educación Especial. En tal sentido, la educación se produce en un contexto histórico-cultural y responde a la ideología del estado para poder mantener el sistema social, ésta es la razón del surgimiento de la institución escolar que tiene como fin formar el hombre que la sociedad requiere. Dicha escuela también debe responder a las diferencias individuales, es así, que surgen diversos modelos para atender las necesidades presentadas.
Por consiguiente, los diferentes momentos históricos están marcados o influenciados por diferentes disciplinas que han buscado dar respuestas de atención a dichas diferencias individuales.
Las primeras disciplinas que abordan las desadaptaciones escolares son la psicología y la medicina, bajo un enfoque clínico, haciendo énfasis en los aspectos psiconeurológicos básicos y utilizando como método de atención el diagnóstico y la intervención de las patologías y alteraciones cerebrales. La atención educativa a personas con necesidades especiales se realiza en clínicas, instituciones privadas y posteriormente las públicas, se utiliza un enfoque multidisciplinario que tiende a fragmentar la atención porque cada especialista aborda la situación de manera separada.
Este modelo concibe al ser humano en tres dimensiones: biológico, psicológica y social, y estaban influenciadas por las teorías conductistas y asociacionistas que explicaban el comportamiento humano con un enfoque mecanicista obviando otros factores inherentes al ser humano. Y aún cuando existía en esta época la escuela Activa, estos modelos estaban divorciados de sus principios.
En el modelo médico o terapéutico la atención educativa tenía un carácter instruccional, y da pasó al modelo Psicopedagógico con Piaget como mayor representante de este período. Ya no se requiere de reforzadores externos, sin se fomenta el aprendizaje por descubrimiento e “insights”, orientado el diseño curricular según los diferentes niveles de desarrollo que manifiesta el niño durante su evolución.
Finalmente con la influencia de Vigotski y el informe Warnock (1978) pasamos a un enfoque ecológico, que tiene una concepción holística y global, integradora e integrada, respetando las diferencias individuales y con una pedagogía centrada en las necesidades y potencialidades de la persona. Se establece el término necesidades educativas especiales integrando las características particulares de los sujetos que las poseen como los materiales y recursos que pueden requerirse para lograr los fines educativos, se amplía la atención porque puede brindarse de manera transitoria o permanente y de forma complementaria a la acción educativa general.
 Ingrid Figueroa

sábado, 16 de abril de 2011

Globalización y Sociedad de la Información



La Globalización y la Sociedad de la Información son términos que se encuentran completamente entrelazados, y se considera que ésta última ha sido el factor desencadenante de la globalización, o al menos, la causa de su aceleración creciente, tal como lo apunta Altarejos (2003).Sin embargo, abordaremos primero algunos aspectos generales de la globalización para introducirnos en la denominada Sociedad del la Información o Sociedad del Conocimiento.
La sociedad ha tenido grandes cambios y cada época ha estado marcada por características particulares que ha regulado la interacción del individuo con la sociedad. Es así como en la antigüedad los cambios naturales eran los que regían las actividades humanas, luego aparece el concepto de tiempo con la creación del reloj que modifica estructuras del quehacer humano. Posteriormente con la aparición de la máquina se entra a una sociedad industrial donde las actividades humanas están delimitadas a un lugar y a un momento preciso. Esto hizo, que cambiará drásticamente el modelo de trabajo, basado este en las horas de tiempo que los trabajadores vendían realizando actividades físicas más que intelectuales. Finalmente aparece la sociedad pos industrial concentrando el trabajo en fábricas, oficinas y caracterizada por la gestión masificada. En dicha sociedad la sincronización espacio-tiempo no es imprescindible para realizar actividades laborales porque se dispone del trabajo “en red” y la remuneración va a depender de la capacidad de hacer o introducir mejoras en productos o en el proceso productivo. Estos cambios en la concepción del trabajo están dados por la tecnología digital porque ahora es el Conocimiento el eje principal, desplazando las anteriores formas de concebir al trabajo, al capital y a la tierra.
Este preámbulo nos permite determinar que la globalización tiene su orígenes en lo económico pero a su vez lo trasciende, y como señala Beck (1998) es un proceso de segunda modernidad que implica la pérdida de fronteras en las dimensiones de la economía, la información, la ecología, la técnica, los conflictos transculturales y la sociedad civil. Sin embargo, algunos autores (Altarejos, 2003) considerarán que el término globalización tiende a ser ambiguo, porque por un lado, hace referencia o describe la sociedad actual, y por otro, se refiere a la interconexión económica, social, política, científica, cultural y pedagógica que existe a nivel mundial. A dicha ambigüedad se suman las tendencias contradictorias; una que apunta hacia el idealismo, que interpreta la globalización como el poder que ejercen una minoría sobre la mayorías; y otra con un enfoque tecnocrático, que ve la globalización como un momento de nuevas oportunidades para el crecimiento económico.
Otro análisis realizado (Mittellman, 1996) señalan que es la fusión de procesos transnacionales y estructuras domésticas que permiten que la economía, la política, la cultura y la ideología de un país penetre en otro. Por lo que la globalización es inducida por el mercado.
En tal sentido, definiríamos la globalización como “el proceso de acelerada integración mundial de las economías a través de la producción, el comercio, los flujos financieros, la difusión tecnológica, las redes de información y las corrientes culturales” (Altarejos, 2003, p. 16).
En este mismo orden de ideas, se pueden destacar algunos rasgos que caracterizan a la globalización y que impactan tanto las esferas económicas, políticas, sociales y educativas. Un primer rasgo se refiere al cambio que ha producido en la concepción espacio-tiempo de nuestras actividades como consecuencia de haberse suprimido las barreras y los límites. Los espacios físicos han sido un referente en nuestras vidas, en las relaciones comerciales y en las interacciones sociales. Ahora el mundo se nos torna inmediato, existen nuevas formas de relaciones y participación social que trasciende los límites territoriales locales, y los ciclos económicos cambian rápidamente; los ciclos de vida de los productos son más corto; los procesos de fabricación son just-in-time y las empresas dejan de ser local y se hacen transnacionales.
Evidentemente, las coordenadas espacio-tiempo están produciendo cambios en nuestros hábitos de conducta, en la manera de hacer negocios y en la manera de relacionarnos socialmente, factores que inciden en la forma de educar. Otro rasgo es el progreso tecnológico como elemento clave de la globalización. Los cambios tecnológicos se están produciendo a gran velocidad repercutiendo en los modos de producción y consumo de cultura.
Estos planteamientos permiten concluir que la globalización presenta riesgos y oportunidades. Que puede convertirse en una oportunidad para aumentar la riqueza y mejorar la calidad de vida. Y que su mayor riesgo está en una distribución de la riqueza mundial desequilibrada, caracterizada por un crecimiento desigual que redundará en una mayor asimetría y distanciamiento entre las naciones. Sin embargo, aún con los riesgos y oportunidades que presenta, comparto la tesis de que hay que “encararla porque incide directamente en nuestro entorno inmediato” (Altarejos, 2003, p. 13).
Por tanto, se hace necesario replantear nuestro valores éticos y descubrir que finalidad debemos tener como individuos y como sociedad en este mundo actual; aprovechar las relaciones multiculturales que están propiciando la red para fomentar la convivencia y la solidaridad; formar para el trabajo colaborativo y reflexionar sobre la función que debe cumplir la educación estos nuevos escenarios.
Abordados los aspectos generales de la globalización, destacaremos como aparece la Sociedad del Conocimiento para dar paso a la Sociedad de la Información que es la que está marcando su influencia en la actualidad.
Fue Peter Drucker quién en 1974 utiliza la noción de Sociedad del Conocimiento cuando escribe su libro “La Sociedad post-capitalista”, aquí señala la necesidad de general una teoría economía que coloque el conocimiento como centro de la producción de riqueza, y afirma que en esta sociedad la gestión empresarial cambiará las relaciones con los trabajadores. Desde este enfoque, se define el conocimiento como los elementos que cualquier mente humana puede comprender mientras la información es su instrumento y está determinada por interese económicos.
En cuanto al término Sociedad de la Información fue utilizado en los años 1962 por Fritz Machlup a través de su libro “La producción y distribución del conocimiento en los Estados Unidos”, planteando que el número de empleos que se basa en la manipulación y manejo de la información es mayor a los que están relacionados con algún tipo de esfuerzo físico. Luego en 1981 se acuña el término por el sociólogo japonés Yonejí Masuda con la publicación del libro “La Sociedad informatizada como Sociedad Post industrial (original 1981, traducción al español 1984).
Aunque fue el citado japonés, el primero en utilizar el término Sociedad de la Información, señala Area (2005) que quienes definieron sus rasgos más destacables fueron Burton (1992) y Castells (1997, 2000). Castells (2000) plantea que la sociedad informacional se fundamenta “en la productividad de la misma información, mediante el uso de tecnología de la comunicación por ordenadores”. Mientras que Burton (1992), señala:
   sintetiza este nuevo estadio social a través de características
  de la transformación del conocimiento en un recurso crucial
  y en fuente de innovación y acción política, la aparición de la
   tecnología como una élite dominante, la consideración de que
    la cultura de unos pocos no dependerá del trabajo de muchos,
    el reemplazo de la ética protestante del trabajo por un énfasis
 en el ocio y la cultura, el cambio en nuestros valores hacia la
   individualidad y la autonomía, el cambio de la base económica
                  de la sociedad, apoyada en los servicios, no en la manufactura    (p. 29)

De ésta manera podemos llegar a definir la Sociedad de la Información (Telefónica, 2002) como un estadio de desarrollo social caracterizado por la capacidad de sus miembros (ciudadanos, empresa, Administración Pública) para obtener y compartir cualquier información, instantáneamente, desde cualquier lugar y en la forma que se prefiera. Dicha Sociedad de la información se materializa a partir de 1970 cuando los avances tecnológicos pasan del entorno militar al civil, dejando así el mundo analógico donde prevalecía el intercambio de objetos para entrar al mundo digital donde la gestión de la información es vital en los procesos económicos. A partir de aquí la generación de riqueza de la sociedad post industrial basada en los sectores de servicios pasa a la generación, almacenamiento y procesamiento de la información, entrando de ésta manera a la Sociedad de la Información. Es aquí donde las tic pasan a cumplir un rol importante porque las consideran como los motores que impulsaron el desarrollo y el progreso.
Hay otra posición donde se considera que fue en 1990 a través del Consejo de Washington que la Sociedad de la Información toma lugar cuando se establecen lineamientos de los “países desarrollados” para abordar los problemas de los “países en vía de desarrollo” y el fracaso de sus economías. Teniendo definida la Sociedad de la Información, podemos destacar los aspectos que la caracterizan, siendo los siguientes:
  • El conocimiento reside en la persona y no se puede comprar.
  • El conocimiento abarca toda actividad humana generando dos clases sociales; trabajadoras del conocimiento y trabajadoras tradicionales de servicios.
  • La innovación es el elemento clave y es lo que genera ganancias.
  • La Sociedad de la Información está cambiando nuestra percepción de espacio-tiempo porque nos encontramos en un mundo interconectado.
  • El ser humano está impulsado a acelerar su aprendizaje para poder conseguir e interpretar la información.
  • Las estructuras sociales tenderán a cambiar como consecuencia de los cambios generados en las actividades humanas.
Por consiguiente, el reto de la Sociedad de la Información es garantizar que todos tengan acceso a la información para obtener respuestas que le permitan resolver problemas específicos, garantizar el mantenimiento de estructuras democráticas y participativas, porque lo contrario sería general más desigualdades sociales y brechas digitales.
En la actualidad se utilizan los términos Sociedad de la Información y Sociedad del Conocimiento, siendo relevante destacar que dichos términos no deben utilizarse para referirse a un mismo aspecto porque denotan características diferentes. La información se requiere para producir conocimiento, pero esto no significa que toda la información que recibimos o de la que nos encontramos actualmente bombardeados termine produciéndolo, porque el conocimiento implica una información interiorizada e integrada de manera adecuada en las estructuras cognitivas de un sujeto. Por tanto, es algo personal e intransferible, no se puede transmitir conocimiento, solo información, que podrá ser convertida en conocimiento por el receptor, en función de factores como: los conocimientos previos que el sujeto posea, la adecuación de la información que recibe y su estructuración, entre otras cosas.
En otro orden de ideas, también han surgidos diferentes enfoques pero para explicar el papel de la tecnología en la Sociedad de la Información, teniendo por un lado el determinismo tecnológico, por otro, la corriente denominada “Estudios sociales de la ciencia y la sociedad” (CTS) y los diferentes autores que no pertenecen a ningunos de los mencionados. El determinismo tecnológico plantea que el desarrollo tecnológico es el que define el cambio social y por tanto, tiene una “influencia directa y significativa sobre la sociedad y su procesos más que ningún otro factor” (Cabero, 2001, p. 29). Sin embargo, hay dos líneas dentro del mismo enfoque que Cabero (2001) señala como línea blanda y línea dura. La línea blanda asume que el cambio tecnológico es el motor del cambio social, pero al mismo tiempo señala, que responde también a las presiones sociales de manera discriminada; mientras, la línea dura, considera el desarrollo tecnológico como fuerza autónoma, siendo su poder causal atributo o propio de la misma tecnología.
En contraposición aparece la corriente CTS que tuvo su origen en la comunidad académica derivada de la necesidad de responder a la concepción que existía de la ciencia y la tecnología, y a los problemas políticos y económicos que se derivaban del mismo. La corriente CTS plantea que la innovación tecnológica se origina en un contexto social específico, estando condicionado por el mismo, entonces, tecnología y sociedad están interrelacionada o influenciada unas a otras. Aquí se postula que las decisiones no deben estar en manos de expertos, con supuesta neutralidad científica, sino que las decisiones tecnológicas tienen que ser decisiones sociales, en virtud, que ellas implican repercusiones económicas, políticas y sociales. Consideró la corriente CTS las más adecuada porque parte de un enfoque humanista y social, y dependerá de cómo se desarrolle la tecnología que sus efectos promuevan más desigualdades o igualdades sociales. En tal sentido, es importante la participación de los diferentes sectores sociales para darle un uso positivo a la tecnología. Ésta afirmación la podemos sustentar con el planteamiento de Quintanilla (1989), nunca “(...) había estado la sociedad en su conjunto tan articulada en torno a la actividad tecnológica, y nunca la tecnología había tenido tan fuertes repercusiones sobre la estructura social, y en especial sobre la estructura cultural de una sociedad”. Lo que nos lleva a apuntar que las tecnologías no son neutrales, sino que están condicionada por elementos ideológicos y sociales que condicionan su uso.
La sociedad de la Información está impactando a la sociedad actual y moldeando la sociedad del futuro. Sin embargo, tiene su contra parte, porque aún cuando se suponía que la globalización iba a garantizar el desarrollo de los países y la igualdad democrática, puede darse como lo señala Ramonet (1997) que separa al mundo en dos grandes categorías: “inforicos” e “infopobres”. Ésta separación incrementaría las diferencias por el predominio de transferencia de de productos y no de la tecnología, fomentando el consumismo, el control y el poder en el proceso.
Considerando, estas variables  en Venezuela presentaremos los riesgos y oportunidades que representa la Sociedad de la Información en nuestro país. El índice de la Sociedad de la Información (ISI) que permite medir el avance de un país con respecto a acceso a la información, capacidad de adaptar tecnología de información y habilidad para su uso de forma útil y apropiada (PNUD, 2002), ubico a Venezuela en el 2004 en la posición número 45, lo que plantea retos en lo que respecta al desarrollo de la Sociedad de la Información; su infraestructura de comunicaciones y su parque de computadores (infoestructura) se muestra débil con respecto a otros países, al igual que el área social (Peña, 2008).
Tenemos el índice de adelantos tecnológicos (IAT), que tiene el propósito de reflejar en qué medida un país está creando y difundiendo la tecnología y construyendo una base de conocimiento humano, y determinar en qué medida participa el país en su conjunto en la creación y uso de la tecnología (PNUD, 2001). Abarca cuatro dimensiones e indicadores que son: líderes, líderes potenciales, seguidores dinámicos y marginados.
En el caso de Latinoamérica ningún país ocupa la categoría de “líderes”, y Venezuela se encuentra dentro de la categoría de marginados, lo que indica que no se aprovecha eficazmente la tecnología para tomar parte en las innovaciones. El índice de ciudades globales, elaborado por Globalización and World Cities Study Group and Network (Universidad de Loughborough, Reino Unido) muestra la conformación de ciudades-red en el contexto de la Sociedad de la información. Dicho índice ubica a Caracas en la denominación Ciudades Globales gamma (CG menores).
El índice de acceso digital (IAD), adoptado por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) como indicador mundial para medir la capacidad total que tienen los ciudadanos de un país para acceder y utilizar las TIC (Peña, 2008). La IUT utiliza cuatro categorías de acceso digital: elevado, medio alto, medio bajo y bajo. Venezuela ocupó el número 73, en la categoría de “acceso medio bajo”.
Estos índices se corresponden a un modelo técnico-económico que reflejan la brecha digital que existe entre países pobres y ricos, por lo que la “Sociedad de la Información ha fortalecido la asimetría entre los países líderes de la economía mundial y el resto de conglomerado de naciones” (Peña, 2008, p. 78).
Aunque los datos son desalentadores reflejan una realidad que debemos utilizar como punto de partida para poder producir transformaciones a través de los planteamientos de retos claros y viables. Y para vislumbrar esos posibles retos analizaremos algunos efectos de la Sociedad de la Información.
La capacidad de innovación caracterizada por la investigación y desarrollo es baja en América Latina. Sin embargo, como señala Peña (2008) la Sociedad de la Información es una oportunidad para incrementar la innovación y el potencial cognitivo de cualquier grupo social, debido a las inmensas posibilidades de acceso y uso de la información. Se puede aprovechar ésta oportunidad para desarrollar tecnología adaptadas a las realidades locales.
La Sociedad de la Información también tiene sus implicaciones en el ámbito educativo a través de las TIC. Las tecnologías nos brindan variedad de recursos que bien utilizados pueden favorecer el aprendizaje, propiciar la participación y mejorar la interacción docente-alumnos. Podemos beneficiarnos de sus ventajas siempre y cuando la utilicemos como un medio y no un fin. Las TIC permiten avances en los países, y como lo señala la CEPAL (2000), los países en condición de consumidores/adaptadores de TIC pueden avanzar rápidamente hacia el mundo del conocimiento y la información, eximiéndonos de realizar las grandes inversiones que deben realizar los países generadores/productores de TIC.
En cuanto al comercio electrónico debe mejorarse el acceso a las TIC para poder competir en el mercado global e ir superando la desigualdad de oportunidades que existe, aunque hay otras variables influyentes de ésta desigualdad. La Sociedad de la Información está generando nuevas formas de exclusión, como: la marginación tecnológica, el analfabetismo tecnológico, la marginación intelectual y económica. Algunos autores explican ésta exclusión como consecuencia de la aparición de nuevas clases sociales. Pero también se puede propiciar la integración permitiendo el acceso a la población de las TIC a través de políticas de Estado.
Otro efecto que se está produciendo es la hibridación cultural que puede incidir de manera negativa en la identidad nacional por la apropiación de interese culturales, sociales y políticos diferentes a su realidad. Sin embargo, tiene su contra parte positiva que es la multiculturalita que podemos aprovecharla para buscar la integración de los países. Aunque es muy complejo participar de manera equitativa en este mundo globalizado y en la actual Sociedad de la Información, mantengo la premisa que hay que “encararla”, siendo uno de los medios la educación, de allí la importancia de la formación del profesorado par ir dando respuesta a los nuevos retos que se presentan.
Ingrid Figueroa 
Sociedad de la Información